domingo, 5 de agosto de 2018

Mis discos favoritos (6)

Artista: MASSIVE ATTACK. Título: BLUE LINES.  Fecha de publicación: 9 de abril de 1991

Prodigioso álbum debut de una banda surgida de los clubes nocturnos  y ambientes grafiteros de Bristol que dejó pasmado al mundo de la música por su novedad de planteamientos, claridad de ideas y madurez a la hora de abordarlas. Sobre la base del sample,  Massive Attack pinchan, pegan, cortan, hacen y deshacen a su gusto una reducción a fuego lento de música electrónica, soul y hip-hop llevada casi al minimalismo y aderezada por aristocráticos ritmos jamaicanos. La crítica, muy dada a etiquetas, llamó a este resultado trip-hop, definición que la banda británica siempre ha rechazado. La calidad de las voces no va a la zaga: artistas como Shara Nelson, Horace Andy o Tricky Kid, se consagraron con sus colaboraciones y dan solera a un disco que fue lanzadera para sus respectivas carreras. Crepuscular, nocturno y sensual. Un producto alambicado con el sofisticado acabado terso del jazz. En la misma línea le seguirían  Protection (1994) y Mezzanine (1998), plagado de potentes guitarras eléctricas y agresividad rockera. Qué gran grupo, pardiez.

viernes, 27 de julio de 2018

Mis discos favoritos (5)

Artista: RED HOT CHILI PEPPERS. Título: BLOOD SUGAR SEX MAGIK. Fecha de publicación: 24 de septiembre de 1991.

Por suerte para nosotros, los Chili Peppers nunca se han tomado a sí mismo demasiado en serio en contaste con la seriedad con la que han abordado su música. Gracias a esta falta de complejos, consiguieron el mestizaje de géneros tan llenos de aparentes contradicciones como el folk, el rock, el hardcore, el punk, el funk, el reggae, el hip-hop o el rap, para que los que odiamos las etiquetas hayamos podido disfrutar de una música inetiquetable. 74 minutos de puro entretenimiento en un disco que transmite un espíritu jovial aunque (que nadie se lleve a equívoco) la banda californiana no permite el más mínimo resquicio a la frivolidad ni la estupidez. Un trabajo que respira dedicación y profesionalidad en su composición, arreglos, producción y grabación. Las letras no van a la zaga del eclecticismo musical y fluyen salpicadas de marginales recuerdos suburbanos, guiños de sexualidad explícita, homenajes musicales y referencias literarias. Pero con naturalidad, huyendo de poses pseudointelectuales y sin caer en el exhibicionismo. Además de estar plagada de temas alegres y de ritmo contagioso, incluye varias baladas desgarradoras y una amable versión de They're Red Hot de Robert Johnson (el mítico bluesman muerto en plena juventud entre leyendas de venta de almas al Diablo alimentadas por el misterio del emplazamiento de su tumba). Quien nunca lo haya escuchado, aún está a tiempo.

jueves, 26 de julio de 2018

Mis discos favoritos (4)

Artista: U2. Título: ACHTUNG BABY. Fecha de publicación: 19 de noviembre de 1991.

U2 eligió Berlín como base de operaciones para la concepción de su nuevo disco apenas un año después de la caída del Muro. La ciudad reunificada se perfilaba como una suerte de capital alternativa y underground en la Zooropa postcomunista, lo que la hacía el marco idóneo de inspiración para una banda que, intuyendo el auténtico fin de una era, buscaba reinventarse y huir de los modelos que la habían catapultado hasta la fama mundial (con todo el riesgo comercial que la decisión podía suponer). Para ello, se pusieron en manos de solventes productores de música electrónica y experimental como Brian Eno y Daniel Lanois, que impusieron como primera premisa "descartar todo aquello que sonara a U2". Cuando el disco cayó en mis manos aquella tarde de otoño de 1991, yo no podía sospechar que iba a experimentar la fuerza de la gravedad en toda su crudeza: ni me meneé. Creo que ni tan siquiera fui capaz de pestañear durante los 55 minutos de música que me apabulló como una apisonadora desde los primeros sonidos industriales de Zoo Station hasta el último pálpito de Love is Blindness. Por primera vez en mi vida de aficionado musical, era consciente de estar asistiendo a la revelación de algo realmente nuevo, innovador, arriesgado, rompedor, ganador (lo que siempre envidié al imaginar lo que sintieron aquellos que disfrutaron de la publicación del mítico Sgt. Pepper's de los Beatles). También queda para la historia el trabajo creativo del fotógrafo Anton Corbijn, autor tanto de la portada, como de ese maravilloso libreto que sugiere un viaje de colores y sonidos entre el frío gris de Berlín y la cálida luminosidad de la Tánger evocada por los ritmos de Mysterious ways. Jamás me ha impresionado tanto la publicación de un disco.

miércoles, 25 de julio de 2018

Mis discos favoritos (3)

Artista: DEPECHE MODE. Título: SONGS OF FAITH AND DEVOTION. Fecha de publicación: 22 de marzo de 1993.

Último álbum de Depeche Mode como cuarteto. Flood, que ya fue productor del grupo en el incontestable y ya clásico Violator (1989), había propuesto llevar los equipos de grabación hasta una villa alquilada en la que convivir y trabajar juntos "y todo será maravilloso". Tan "maravilloso", que un año después Alan Wilder (líder en la penumbra del estudio de grabación) abandonaría la banda en plena gira hablando pestes de otros miembros y Dave Gahan (ayer, como hoy, una de las voces de referencia en la historia de la música pop) trataría de suicidarse por sobredosis. Tras convertirse en una de las bandas referenciales de techno-pop, el grupo optó para su octavo trabajo por sonidos más rockeros con guitarras eléctricas distorsionadas, baterías acústicas y menos protagonismo de los sintetizadores y la música programada. Crítica y público, con no poco desnorte, atribuyeron la cosa a la eclosión del grunge, cuando lo que en realidad planea sobre el disco es la sombra del Achtung Baby de U2 (en el que el propio Flood había participado como ingeniero de sonido). Martin Gore, autor de todas las canciones, se recrea de forma tormentosa en temas como el amor y la culpabilidad, bien sean tratados juntos, por separado, entrelazados y (como el título del disco anuncia) aderezados con ecos bíblicos y religiosos (¿hay quien dé más?). Cuatro años después y, contra todo pronóstico, la banda resurgiría en todo su esplendor como terceto en Ultra, pero esa es ya otra historia.